Próximas actividades

EXCURSIÓN 18/11/2018

PICOS MACHAMEDIO y FONTÚN

El Fontún es una de las montañas más emblemáticas y bellas de León. Su cómodo acceso hace que sea una buena opción para los días cortos del año. Desde su cima, con atmósfera limpia da vistas a León.

más información »


PROYECCIÓN 22/11/2018

SIMULTANEA AL URRIELLU

Por Gelo Ledesma,que ofrecerá un reportaje sobre la escalada con la que se rindió homenaje a Julián Martín y Horacio Rivero, en el 75 Aniversario de la fundación del G.M. Vetusta.

más información »


Revista

Portada revista Nº87

Revista 87

Editorial. Palabras Presidente de la FEMPA. Hablan los antiguos presidentes. El G.M. Vetusta se hace mayor. Un Grupo con solera. Picos de Europa: En los abismos de Caín. Los Reyes Magos han llegado a los Picos de Europa. El Grupo de Montañeros Vetusta y los Reyes Magos. La Alcordanza. Un Rey en Vallemoru. Peña Santa de Castilla. Picu Urriellu en Invierno. La aventura de cinco asturianos en el Monte Kenia. El Grupo Vetusta y el Urriello. Bulnes de ayer a hoy. G. M. Vetusta 75 Aniversario Trofeo “Chema Argüelles”. El porqué del trofeo “Chema Argüelles”. Una carta.

» Revista nº 87.pdf (3.16 MB)

« volver

imprimir

KRZYSZTOF WIELICKI, PREMIO PRINCESA DE ASTURIAS DE LOS DEPORTES 2018, VISITA LA SEDE DEL GRUPO DE MONTAÑEROS VETUSTA

G.M. VETUSTA Jueves, 18 de Octubre del 2018

El martes 17 de octubre Krzysztof Wielicki, premio Princesa de Asturias de los deportes 2018, visitó la sede del Grupo de Montañeros Vetusta en Oviedo. El encuentro con los socios duró, aproximadamente, una hora y transcurrió en un ambiente familiar y distendido.

Wielicki en el Vetusta
Wielicki en el Vetusta

Wielicki en el Vetusta
Wielicki en el Vetusta

El acto tuvo tres partes bien definidas: el núcleo consistió en una serie de reflexiones del himalayista polaco sobre varios temas relacionados con la montaña: los clubes, su relación personal con los alpinistas españoles, la montaña como pasión y los valores que transmite la montaña. En segundo lugar, Fernando Collía, socio del club y gran conocedor de la historia del alpinismo mundial, realizó una semblanza del ilustre visitante. Por último, Wielicki contestó a las preguntas de los asistentes.

 

 

En relación con los clubes de montaña, el alpinista ha destacado la función pedagógica que tienen. En su opinión, son una auténtica escuela en la que no solo se aprenden los conocimientos técnicos necesarios sino también, y sobre todo, valores imprescindibles para la vida, como la empatía y el compañerismo. Él mismo, recuerda con cariño, cómo la gran alpinista polaca Wanda Rutkiewicz fue una de las compañeras que avaló su admisión en un club de montaña, pues según los estatutos dos padrinos tenían que acreditar los valores como persona del nuevo miembro.

 

Con respecto a los montañeros españoles, Wielicki ha destacado la admiración y el respeto que siente por nombres como Edurne Pasabán, Carlos Soria, Alberto Iñurrategui o Juanito Oyarzábal. Más allá de sus logros, que conoce bien, lo que valora es la buena relación que tiene con ellos y su sintonía, que está por encima de las diferencias culturales.

 

Krzysztof Wielicki entiende que el alpinismo es una pasión y que, como tal, uno muere con ella. Es, por tanto, un deporte que se puede practicar sin importar la edad pero, eso sí, con la única condición indispensable del conocimiento y aceptación de los propios límites. En su opinión, algunos montañeros olvidan este requisito básico y por ello han de hacer frente, en ocasiones, a dolorosos choques con la realidad.

 

Sus reflexiones sobre la montaña han terminado con el análisis de una serie de valores inherentes al alpinismo: la amistad, el intercambio de ideas, el valor del grupo y el conocimiento del mundo, que es indispensable para comprender que existen puntos de vista distintos y valores diferentes a los nuestros. La montaña es, en definitiva, una escuela de vida.

 

Tras la semblanza de Fernando Collía, Wielicki ha destacado que recibe con orgullo el premio Princesa de Asturias en nombre de aquellos montañeros polacos de la década dorada que han fallecido.

 

Para terminar, Wielicki ha respondido a las preguntas de los asistentes y ha vuelto a hacer hincapié en la importancia de los clubes de montaña como lugar de encuentro y de aprendizaje. Además, ha llamado la atención sobre la paradoja de que los mayores éxitos del alpinismo polaco coincidieron con circunstancias sociopolíticas complicadas en su país: “en tiempos difíciles conseguimos cosas increíbles”.