Próximas actividades

EXCURSIÓN 19/11/2017

PEÑA GALICIA - BOSQUE LAS HADAS

La cascada de Nocedo, el paseo por la ribera del arroyo Valdecésar y bosque de Las Hadas, la ermita de San Froilán y Peña Galicia sobre el Curueño y Porma, con el Correcillas y Valdorria de fondo.

más información »


EXCURSIÓN 26/11/2017

LA BARRAGANA

Excursión corta a una escarpada y mítica peña. El topónimo lo explica Ángel Fierro en «La Tercia y Arbas, donde la niebla se hace luz». Según una leyenda, en este lugar quedó petrificada una mujer.

más información »


PROYECCIÓN 23/11/2017

HOJAS VIVAS, HOJAS MUERTAS

Por Fernando Collía. A caballo entre el pasado otoño y los secos días del invierno las imágenes llevarán desde las solitarias brañas de Belmonte, hasta los sorprendentes paisajes del Asón en Cantabria

más información »


Revista

Portada revista 86

Revista 86

Editorial. Fin de semana en Picos de Europa. Isabel Izaguirre, pionera asturiana del alpinismo. El Naranco: la montaña de Oviedo. Los Andes de La Patagonia. La montaña asturiana, según Luis Adaro y Magro. Los picos del Güertu’l Diablu. La diabetes en la montaña. Noticias sociales.

» Revista 86.pdf (3.49 MB)

El Grupo › Historia

Este resumen histórico se irá completando paulatinamente hasta enlazar con nuestros días. Así se inició nuestra historia.

1945

1945 fue un año especialmente castigado por la escasez de recursos, una escasez que, entre otras calamidades, provocó grandes dificultades para los desplazamientos en autobús. Estos problemas impidieron realizar bastantes de las actividades programadas, especialmente las referidas a los deportes de invierno. En el primer semestre se nombró nueva Junta Directiva, presidida en esta ocasión por D. Jesús Quintanal y Ruiz de Mendarrozqueta, quien iba a ocupar el cargo durante los siguientes diez años. La Junta se completó con D. Francisco Ruiz Tilve, como Vicepresidente, D. Horacio Rivero Álvarez como Secretario, D. Luis Rodríguez Arana como Vicesecretario, D. Amable Zuazua Artamendi como Tesorero, D. Eduardo Feleches Peláez como Bibliotecario, y D. Juan José Collado Solís, D. Juan Luis Cabal Valero, D. Antonio Fernández Tuñón y D. Carlos Montes Bicechiz, como Vocales.

En este año se produjo un hecho de relevancia para la historia del montañismo asturiano ya que el 16 de septiembre, tras la restauración a la que había sido sometido, se abrió de nuevo el Refugio de Vega Redonda. Por mandato de la FEM, nuestro Grupo fue el encargado de organizar los actos, a los que acudieron diversas personalidades y numerosos montañeros. Cabe destacar la presencia del Presidente de la FEM, D. Julián Delgado Úbeda, una representación de la Real Sociedad Española de Alpinismo Peñalara de Madrid, el Presidente de la Federación Vasca Sr. Sopeña, quien acudió acompañado por miembros del Club Deportivo de Bilbao, el Alcalde de Cangas de Onís, Sr. Capitel, representantes del Grupo Cultural Covadonga de Gijón, y montañeros procedentes de Laviana, Cangas de Onís, Mieres, Ujo, etc. El Canónigo de la Basílica de Covadonga, D. Martín Andreu, ofició una misa y bendijo el refugio. Simultáneamente a estos actos, celebrados en Vega Redonda, se colocó en la cumbre de la Torre de Santa María una imagen de la Santina. A continuación, y ya en la Vega de Enol, se nombró a D. José Remis Guía de la Montaña de Covadonga y se proclamó la constitución oficial de dos nuevos Grupos de Montaña: el "Peña Santa", de Cangas de Onís y el "Pico Agudo", de Mieres. Otra noticia importante, producida cuando finalizaba el año, fue que el socio Julián Martín había completado sus 100 montes. Concluyó el ejercicio con un movimiento de socios de 62 altas y 118 bajas, la mayoría debidas a la falta de excusiones, consecuencia de la carestía de la vida. Se cierra el ejercicio con 347 socios activos y una liquidación de 18.541,05 ptas. de ingresos y 18.212,65 ptas. de gastos.

Aparte de las colectivas, los socios siguen haciendo excursiones por su cuenta durante todo el año que, en ocasiones, relatan más tarde en las páginas de las circulares. Un escrito contando una excursión en Semana Santa a San Isidro, en la que parten a pie de la estación de Collanzo para ascender aquel mismo día al Pico Torres, es un claro testimonio de la dureza que en aquella época entrañaban las aproximaciones.